Radiofrecuencia-Fotobuzo

El envejecimiento cutáneo es un proceso biológico complejo, está condicionado por determinantes genéticas individuales, factores nutricionales y el acumulo de diversas agresiones ambientales, muchas de ellas influenciadas por la actividad laboral y/o diferentes estilos de vida.

Se consideran dos tipos: envejecimiento cronológico (intrínseco) y fotoenvejecimiento (extrínseco).

    1. Envejecimiento intrínseco o cronológico:

Determinado genéticamente, afecta la piel y a todos los demás órganos, a través de un deterioro tisular lento.

    • Caracterizado por: determinado genéticamente, afecta la piel y a todos los demás órganos, a través de un deterioro tisular lento.
    • Pérdida gradual de la pigmentación intrínseca;
    • Desecamiento; atrofia de la epidermis y alteraciones del tejido conectivo dérmico;
    • Disminución importante del tejido celular subcutáneo;
    • Arrugas finas que tienden a mejorar al estirar la piel;
    • Pérdida de la elasticidad cutánea, particularmente en el período post menopausia en la mujer;
    • Pliegues de expresión más marcados con caída gravitacional de los tejidos;
    • Reducción significativa del tamaño de los capilares de la dermis superficial;
    • Algunas neoformaciones benignas como queratosis seborreicas y angiomas rubí;
    • Reabsorción ósea gradual de los huesos de la cara en edades avanzadas, lo que acentúa la pérdida del óvalo facial juvenil.
  1. Fotoenvejecimiento (extrínseco):
    • Daño acumulativo por radiación ultravioleta (UVB y UVA).
    • Se manifiesta por modificaciones funcionales y estructurales en zonas expuestas como la cara, cuello, orejas, escote, antebrazos, dorso de manos y piernas.
    • Aparecen discromías blancuzcas, amarillentas y pardas, desecamiento progresivo, pérdida de la tersura cutánea, laxitud, atrofia epidérmica y dérmica variable, asociadas a cambios cuali-cuantitativos de la dermis.
    • También cicatrices estelares, arrugas más profundas que no desaparecen al estirar la piel.
    • Alteraciones vasculares más importantes que en el envejecimiento cronológico.
    • Diversas neoformaciones benignas o malignas.

Radiofrecuencia-Fotobuzo

La piel es el mayor órgano del ser humano, ocupa aproximadamente 2m2 y su peso aproximado es de 5 kg.

Tiene muchas funciones:

  • Protege del medio ambiente, ayuda a la regulación de la temperatura corporal y al balance de líquidos y de electrolitos, al igual que proporciona los receptores para las sensaciones como el tacto, dolor y presión.

Aunque la piel tiene muchas capas, en general se puede dividir en tres porciones principales:

  1. La externa (epidermis) que contiene las células de la piel, pigmento y proteínas;
  2. La media (dermis) que contiene los vasos sanguíneos, nervios, folículos pilosos, glándulas sebáceas y suministra nutrientes a la epidermis.
  3. La capa que está debajo de la dermis (la capa subcutánea) contiene las glándulas sudoríparas, algunos de los folículos pilosos, vasos sanguíneos y grasa.
  4. Cada capa contiene también tejido conectivo, con fibras de colágeno para dar soporte y fibras de elastina para dar flexibilidad y fuerza.

El colágeno es la proteína natural que constituye el sostén de la estructura del cuerpo y es la substancia principal del tejido conectivo. Este tejido conectivo fibroso mantiene unido a nuestro cuerpo, les da los diferentes órganos y tejidos su fuerza y sus propiedades elásticas.
El colágeno forma parte de la composición natural de nuestros tendones, ligamentos, articulaciones, músculos, cabello, piel. 75% de nuestra piel está formada por colágeno.
En la piel se asocia a otro compuesto, llamado elastina, a fin de formar una malla flexible que no se quiebra.

Elastina es una proteína que da resistencia a la piel, el cabello, los músculos y tejidos del cuerpo humano. Está muy relacionada con el colágeno y sus propiedades ya que aporta elasticidad y robustes. Permite que las fibras recuperen su tamaño normal y posición, evitando la flacidez y descolgamiento.

Existen muchos tratamientos para el envejecimiento cutáneo, desde técnicas no invasivas hasta procedimientos invasivos. Debe considerarse un enfoque integral de terapéuticas que modifiquen la superficie de la piel (aspecto) y sus tejidos profundos (formas/ volúmenes/ pliegues).

El Ulrasonido focalizado de alta intesidad (HIFU) es capaz de generar contracción, neocolagénesis y elastogénesis a la vez que permite incidir en todos los niveles de la piel: epidermis, dermis profunda y SMAS (Superficial Muscular Aponeurotic System), siendo esta última estructura de vital importancia en la arquitectura facial (Capa fibromuscular continua que envuelve la cara y el cuello).

¿CÓMO ACTÚA HIFU?

  • Actúa generando puntos de calor a nivel de la piel, la grasa y los tejidos profundos.
  • Estos puntos de calor genera focos microcoagulación que a nivel de la piel y los tejidos profundos estimula a los fibroblastos para que creen colágeno y fibras elásticas de calidad y bien organizado, cosa que se traduce una piel más compacta, menor flacidez y reducción del descolgamiento.
  • En cambio, a nivel de la grasa se produce una reabsorción progresiva, que se adapta al retensamiento de piel y tejidos profundos.
  • Esto se consigue utilizando diferentes terminales que permiten depositar la energía sin afectar la superficie de la piel a diferente niveles.
  • El efecto lifting principal aparece progresivamente a los largo de los primeros meses.